¿Cómo utilizar las Juntas de Dilatación?

Las juntas de dilatación tienen mucha importancia en diferentes situaciones de construcción. 

En el alicatado de grandes superficies se utilizan para que el azulejo no se agriete con los cambios de temperatura, ya que cuando las estas suben o bajan, el azulejo se ve sometido a acciones de contracción y dilatación. Gracias a las juntas, se le otorga una pequeña libertad de movimiento, evitando problemas grietas o fisuras. 

Por esta razón, es importante respetar tanto la anchura, como la profundidad.

El hecho de no hacer correctamente las juntas de dilatación pueden producir los clásicos tropezones en azulejos, y hasta podría derivar en la rotura de algunos de los bordes de la superficie.

Sin embargo, hay un detalle que normalmente se suele pasar por alto: en el caso de que se rompa una pieza, esta será más fácil de sustituir si existe junta de dilatación y esta se ha hecho de forma correcta, evitando así cualquier tipo de retoque que pueda estropear parte de su estilo. 

Por otro lado, un tamaño demasiado extenso de la junta de dilatación afectará directamente a la estética.

Por tanto, el objetivo es encontrar el equilibrio entre un espacio que respete los movimientos de contracciones y dilataciones cuando cambian las temperaturas, y que no sea tan grande como para arruinar el estilo de la pared.

Todo lo que se debe saber para dar forma a las juntas de dilatación

Las juntas son imprescindibles

Un error muy importante en la instalación de azulejos es no respetar la junta (lo que se conoce como un sistema de instalación a hueso). Los expertos recomiendan que exista una junta de dilatación de, como mínimo, 1mm. Siempre y cuando sea posible, y no afecte demasiado a la estética, esta junta debería extenderse hacia 1.5 mm, ya que así se minimizará la posibilidad de que algo salga mal.

Alicatado a testa

Este sistema de coloración de baldosas se basa en dejar una junta de dilatación de 1mm. Es una separación fina que persigue una separación homologada entre las baldosas.

Aquellos expertos que ya tienen una cierta experiencia en este trabajo colocarán los azulejos con mayor rapidez, y con suma precisión.

A canto de hueso

Este sistema se basa en colocar las baldosas con una distancia de junta de dilatación de menos de 1mm, o directamente inexistente. Como ya hemos comentado, no es nada recomendable.

Junta ancha

Algunos estilos decorativos persiguen la colocación de azulejos con juntas de dilatación de más de 3mm. Por ejemplo, es muy habitual cuando se quiere conseguir un estilo rústico.

Queda bien debido a que las piezas de azulejos son pequeñas entre sí, y pueden destacar sin necesidad de estar tan juntas.

Usa kits de nivelación

Es importante hacerse con uno de estos kits de nivelación (suelen estar compuestos por tenazas, calzos y cuñas) ya que así será más fácil colocar las baldosas y evitar errores.

Se pueden consultar todos los productos en la web de Alumácer www.alumacer.com